Carmen, buscando mi suerte: X. Un paseo por las nubes… y caída libre (1)

Lee este post de Carmen! escuchando musiquita, esta le viene que ni pintada para acompañar a sus reflexiones 🙂

X.1

Volver a casa con sensación de victoria, a pesar de lo tragos algo amargos que habían surgido al final; una promesa, la de una relación que comienza, que me llenaba de ilusiones en el desierto de desasosiego en el que se había convertido mi vida en el último año; un hombre, Pepe, que me llenaba en todos los sentidos, me colmaba de una confianza que me hacía olvidar tantas y tantas cosas.

Y todo eso en apenas más de un mes. Nunca el tiempo fue tan relativo en la vida, nunca su paso había significado en tan poco.

Si Pepe hubiera llegado antes, ¿hubiera estado preparada para él? ¿Tenían que pasar todos esos meses, con todas sus semanas, días y horas, para hacer el caldo de cultivo necesario que me obligara a salir de mi cascarón con semejante tsunami sentimental? Según Eleonora, no. Según ella, las cosas pasan porque tienen que pasar en el momento concreto en que pasan. Yo no estaba para reflexiones filosóficas de ese calibre, solo sabía que ahora sí estaba preparada para Pepe, igual que la primera semana en el pueblo, cuando lo conocí, me encontraba llena de dudas y dolor mal curado y mi mente se cerraba en banda a una nueva relación por miedo. ¿Por miedo a qué? Por miedo a vivir aún sabiendo que lo volvería a hacer tarde o temprano. El problema era detectar el momento justo para hacerlo y no dejar pasar la oportunidad de hacerlo bien. Yo creía que estaba cogiendo el tren correcto. Porque Pepe había aliviado esa herida que se empeñaba en no cerrarse bien con un ungüento maravilloso: una arrolladora personalidad traducida en una naturalidad sin límites y una forma de ver las cosas cristalinas, sin dobleces, sin tintes melodramáticos ni numeritos escandalosos.

Mi momento de reflexión se traducía en un paseo bajo un sol de justicia sobre los adoquines de aquel pueblo en el que había vuelto a la vida, a pesar de que hubiera sido el último sitio en el que yo hubiera creído que me sanaría de un modo tan brutal. Andaba por esas piedras rechonchas e incómodas con la soltura que solo da la seguridad y la confianza en una mismo y que hacía tanto tiempo que no gastaba. ¿Quería a Pepe? Probablemente estaba en el camino. De momento, me sentía deslumbrada, agasajada… enamorada. Tenía ganas de vivir y con eso era suficiente.

Llegué a casa en esa nube de obnubilación, pero desde la entrada ya noté que las cosas no marchaban bien. La abuela no había sacado los caramelos, la televisión no rugía con las voces de alguna de esas películas  de drama que tanto gustan programar en las sobremesas de fin de semana. Mi llave en la cerradura sonó en el silencio lleno de claridad que siempre preludia algo no muy bueno y me encontré a todos sentado en el salón, excepto a mi madre.

– ¡Ya ha llegado Carmen! – Mi abuela se levantó  de un salto y fue a buscarla a mi habitación. Y Gloria me miró de forma extraña. Mi padre parecía más bien el tripulante de una nave espacial hasta la que había llegado sin saber cómo ni por qué.

– ¿Qué pasa?

– Ay, hija. – Mi madre salía con una maleta, la de Gloria, de la habitación y venía hacia mí como si acabara de correr una maratón.

– ¿Qué? – Estaba perdiendo ya los nervios.

– Gloria ha empezado a manchar, la llevamos a casa.

Me giré lentamente y tan rápido como enfoqué mis ojos en ella, le dije:

– No, Gloria, a casa te llevo yo.

 

Antes de esto…

Carmen, mi suerte en la vida – Primera temporada

Carmen, buscando mi suerte – Comienza la segunda temporada

II. Eleonora

III. Mi vida sin mí

IV. Aventuras animadas de ayer y hoy presentan… ¡Sorpresa!

V. Vuelta a empezar

VI. Gloria, la visita más inesperada

VII. Verano azul

VIII. Hola, Pepe, soy Carmen

IX. Esto es Hollywood

Es Carmen!

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “Carmen, buscando mi suerte: X. Un paseo por las nubes… y caída libre (1)

  1. inma dice:

    Pobre gloria, q susto tendrá! !!
    Con respecto a Carmen, eso suele pasar siempre, cuando estás en lo alto de una nube, a la vez pasa algo q te hace dejar aparcado esa maravillosa nube. ….

    Me gusta

  2. Pingback: Carmen, buscando mi suerte: X. Un paseo por las nubes… y caída libre (2) | La suerte de Carmen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s