El Día de los Enamorados

Podría decir como tantas y tantas personas que no cree en el día de San Valentín, que es una celebración creada por los grandes almacenes, en particular por El Corte Inglés, que no necesita un día en especial para demostrar su amor, su cariño… Yo sí. Yo sí necesito ese día, son 24 horas de pura emoción cuando tengo pareja, horas en las que espero un detalle por pequeño que sea que me haga sonreír y hacer luego el amor con mucha más dedicación. Es así, qué le voy a hacer.

Los días de San Valentín de mi vida siempre han sido un continuo preparativo. Desde pequeña, y aunque no tuviera novio, me ponía algo rojo. Porque siempre, invariablemente, me encontraba enamorada de alguien que, por supuesto, no me hacía el más mínimo caso. No me importaban las burlas de los demás: “¡Carmen está enamorada!”, dicho con ese soniquete impertinente que solo los niños saben poner. Me sentía importante con mi chaleco rojo, mis pantalones rojos o mi bufanda roja, me gustaba que se notara bien que mi corazón estaba ocupado. Gloria, a diferencia del resto de los días del año, ese en concreto no me defendía, me decía que yo misma me buscaba que los demás se metiesen conmigo por esa actitud mía tan ñoña.

Con la edad aprendí a llevar algo rojo pero de forma discreta. Dejar de hacerlo sería como faltar a mis principios. Recuerdo que mi madre me compraba ropa interior con detalles en rojo y me guiñaba un ojo cómplice. Porque sé que en el fondo de su corazón es de lo más conservadora y su ilusión es que tenga a la próxima generación de Carmen dentro de un matrimonio celebrado como Dios manda, sino parecería que me empujaba a estrenar esas braguitas en mi primera relación sexual a los quince años. Tenía guantes rojos que me ponía durante todo el invierno, pero que ese día cobraban un significado especial; calcetines rojos tobilleros para no llamar la atención; unos pendientes con una piedra minúscula y, sí, roja, que me solía poner varios días antes para que no levantaran la liebre… Gloria me miraba siempre entre cómica y harta, conocía mis trucos. Igual que yo conocía los suyos.

Cuando fui mayor y tuve pareja y tuve la suerte de tenerla durante esa jornada que ya se había convertido en pornográfico festiva si era así, me encargaba de que el chico de turno supiera desde siempre la ilusión que me hacía. Me compraba ropa interior de la buena y de un rojo chillón y a veces hasta vulgar – por la estética que no por el precio –, nada que ver con aquellas braguitas inocentes con estampados en rojo que mi madre me compraba de adolescente. A cambio yo esperaba algún numerito espectacular y tengo que reconocer que me encontré con pétalos de rosas rojas sobre la cama, champán en copas de diseño y alguna que otra cena que terminó en el baño del restaurante – muy a mi pesar –.

Así es mi Día de los Enamorados, una historia de amor, ilusión y sexo que acompaño normalmente de unos zapatos Louboutin que me compré un mes que dejé de comer para pagarlos – es una exageración, decidí sacrificarme e irme todos los días a almorzar a casa de mis padres y cenar sándwiches y ensaladas o yogures –. Con esa suela roja no podía hacer otra cosa.

Carmen! es un relato por entregas con más de año y medio de andadura en Internet.

Lee Carmen! desde el principio y disfruta en este San Valentín de una historia con mucho amor, algo de locura y una pizca de ironía

– Primera temporada, “Carmen, mi suerte en la vida”.

– Segunda temporada, “Carmen, buscando mi suerte”.

Y una tercera temporada, “Carmen, mi suerte está echada”, que está todavía cocinándose en el horno y que promete ofrecernos a una Carmen más decidida y más libre, pero para la que el amor sigue siendo muy importante.

Es Carmen!

Anuncios
Estándar

One thought on “El Día de los Enamorados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s