Carmen, mi suerte está echada: VI. Vacíos y llenos (3)

Tras dos semanas de vacaciones, Carmen!, un relato por entregas que lleva ya más de dos años entre nosotros, vuelve retomando donde lo dejó y con más ilusión que nunca.

Os pongo un poco al día: Carmen está viviendo un momento convulso, ha roto con Pepe (cosa que aún no puedo ni creer) y contra todo pronóstico se ha acostado con su jefe en un alarde de descontrol y control sobre su vida, así de opuestas pueden ser las visiones de este affair. Y ahora, cuando las cosas no pueden empeorar (o mejorar, según se mire), Alberto – su jefe – va a pasar una noche en su apartamento por unos problemas demasiado domésticos. Todo parece apuntar a una nueva noche de pasión, pero si todo fuera tan fácil, esto no sería Carmen!

De todas formas, recuerda que todos los capítulos y entregas anteriores de Carmen! están a un solo click, así que te invito a navegar por ellos y a que encajes las piezas tú mismo 😉

¡Espero que lo disfrutéis!


VI.3

– Espero que no te tomes esto como una espantada, por favor. – Había decidido que nada de tontunas ni represiones, si Alberto, Pepe y todos eran capaces de decir lo que pensaban, ¿por qué no iba a hacerlo yo?

– Dime. – Alberto mojaba una patata en salsa brava. Por lo visto no había comido en todo el día y mientras a él le apetecía toda la carta de tapas y platos, yo solo podía aspirar a tomarme el Nestea y picar algo de la tortilla de patatas deconstruída que era la joya de la corona de aquella taberna-restaurante.

– ¿No tienes amigos con casa en las que poder quedarte? Es decir, ¿lo primero que has pensado es en irte a un hotel?

– No me gusta presentarme de improviso en casa de los amigos. Alguno de ellos ya se ha enfadado alguna vez conmigo por algún detalle de ese tipo, pero soy así, qué le voy a hacer.

– Entonces…

– ¿Por qué he aceptado irme a tu casa? – Mi mirada era más que elocuente. “Ajá”. – A decir verdad, creo que te he cogido en contramano, ¿no? Sé lo que es un ofrecimiento de compromiso, Carmen. – Parecía que me había leído la mente. – Pero tengo que reconocer que el día de hoy ha desdibujado un poco mi… mis actitudes normales.

– Ah, muy interesante, no hay nada como que te estallen las tuberías para dejar de ser tú, eso es lo que quieres decir.

– Básicamente. En serio, Carmen, si no quieres, no voy a tu casa esta noche. No te sientas obligada. – Y me lanzó una sonrisa franca que me dejó petrificada.

– No, no, te vienes a casa y punto. Además, con eso me ayudas a desembalar el sofá, lo compré este fin de semana en Ikea… Mira por dónde has tenido suerte, vas a estrenar sofá para dormir y no tendrás que destrozarte la espalda durmiendo en el antiguo.

– ¿En el sofá, Carmen?

– Ajá, Alberto, en el sofá, ¿lo dudabas?

– A decir verdad, no, pero tenía esperanzas.

Seguimos hablando de trivialidades y pude comprobar que me sentía muy a gusto con él. Las palabras fluían con rapidez, me reía con sus ocurrencias, digamos que se desveló como un tipo menos estirado de lo que a priori podía parecer cuando se le conocía en el despacho de la productora. Ni siquiera cuando estábamos en reuniones más informales, allí mismo en aquella taberna con más colegas alrededor, lo había visto comportarse de ese modo. Tenía un modo intimidad muy atractivo que hacía sentirse cómoda hasta a la más escéptica, es decir, hasta a mí. Y en ningún momento se tomó libertades, no buscó tocarme una mano o rozarme una pierna como sin querer. No me di cuenta de que habían pasado un par de horas hasta que él decidió pedir la cuenta y me miró con aire interrogativo: “¿Te parece si nos vamos? Estoy deseando estrenar ese sofá tuyo tan embalado y tan nuevo”.

Antes de esto…

Carmen, mi suerte en la vida – Primera temporada

Carmen, buscando mi suerte – Segunda temporada

I. Historias que acaban, historias que comienzan

II. La historia que comienza

III. La fiesta

IV. Llamando a mi controlador, llamando a Gloria

V. Reflexionando que es gerundio

VI. Vacíos y llenos

Es Carmen!

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Carmen, mi suerte está echada: VI. Vacíos y llenos (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s