Carmen, mi suerte está echada: XX. Un viaje a las estrellas (1)

XX.1

Precisamente el viaje con Alberto me recordó aquel episodio de mi relación con Pepe cuando vencimos la resistencia de su hija y desafiamos su ira al invitarme él a dormir en su casa estando ella. Y yo, aceptando. No estuvo mal para haber sido un miércoles y no estuvo mal para ser el día en que nos conocimos oficialmente, teniendo de paso nuestros más y nuestros menos. Una cena inolvidable.

Pero a quien yo veía cuando giraba la cabeza era a Alberto. Su pelazo negro y despeinado le caía sensualmente sobre su frente. Sus ojos, fijos en la carretera, parecían sonreír. Nunca he entendido esa expresión, nunca he sabido explicarla, pero sus ojos sonreían. Sonreían a la carretera y a todo lo que había al final de ella. Su mano izquierda tamborileaba en el volante de cuero mientras la derecha buscaba en la radio cualquier emisora que me embotara la cabeza con los últimos éxitos, qué le vamos a hacer, soy así de simple. De vez en cuando, se giraba y me regalaba alguna perla, pero yo iba como una moto, Gloria me había adiestrado como en el mejor de los ejércitos: nada de miedos, nada de tonterías, a por todas y sin red.

– ¿No es eso lo que quieres?

– ¡Sí, señor!

– ¿Te lo vas a tirar?

– ¡Sí, señor! ¿Cómo?

– ¿Te vas a tirar a Alberto?

– ¡Que sí, señor!

– ¿Y te vas a lanzar sin red?

– ¡Por supuesto, señor!

Me acordé de este teatrillo malo y cutre que habíamos protagonizado antes de que se marchara, las dos tumbadas en el sofá, con una copa en la mano y riendo como colegialas. A Gloria se le había olvidado que era madre y responsable; a mí, que tenía delante un importante plan para enderezar mi vida e ir en la dirección que yo quería. Con alguna arruga de más, volvíamos a ser dos adolescentes que se preparan para salir de casa y arrasar con todo. Quién tuviera la capacidad de volver de verdad a aquellos años.

– Estás muy pensativa. – Alberto me miraba a ráfagas y sonreía algo preocupado. En lo poco que llevábamos juntos, había aprendido que su entrecejo se unía de forma casi imperceptible cuando algo le preocupaba. En el trabajo lo hacía bastante a menudo, pero nadie se fijaba. Yo sí.

– No, nada importante. Recordaba mi última conversación con Gloria. Cómo pasa el tiempo, ¿eh?

– Sí, pasa rápido… Pero no sé a qué te quieres referir.

– Es que en los viajes me da por pensar. Cuando Gloria y yo llegamos anoche a casa nos tomamos la última y tonteamos como cuando éramos crías. Y fíjate ahora, tenemos ya cuarenta.

– ¿Por eso estás pensativa? – Su entrecejo se liberó de toda la tensión que había acumulado.

– Sí. ¿Qué te creías?

– Nada. Dime, ¿cómo es el hotel que has reservado?

– Caro, pero pagas tú. – Y sonreí cómodamente mientras me estirazaba, haciendo un ruido extraño al rozarme con la piel del asiento. – Además, me he asegurado de que tenga un buen buffet libre para el desayuno, me encantan los desayunos de los hoteles y si son caros, más.

Antes de esto…

Carmen, mi suerte en la vida – Primera temporada

Carmen, buscando mi suerte – Segunda temporada

I. Historias que acaban, historias que comienzan

II. La historia que comienza

III. La fiesta

IV. Llamando a mi controlador, llamando a Gloria

V. Reflexionando que es gerundio

VI. Vacíos y llenos

VII. Instalando sensaciones, emociones y estados de ánimo

VIII. El proyecto Carmencita

IX. Encuentros en la tercera fase

X. Déjà vu (O la noche esotérica 2)

XI. Un recuerdo, una nostalgia, un dolor

XII. Puntos, comas e inflexiones

XIII. El hotel

XV. En un parque cualquiera

XVI. El plan de Gloria

XVII. El restaurante de Pepe

XVIII. Un par de cosas

XIX. Caminando hacia el borde del precipicio

Es Carmen!

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Carmen, mi suerte está echada: XX. Un viaje a las estrellas (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s