Las historias de Carmen: Las curvas de mi realidad

Ya lo decía en el microcuento de esta semana: a veces le dibujo curvas a mi realidad para sentirme más cómoda. Y no lo digo solo por mis curvas físicas, que son muchas y a mucha honra que las llevo – aunque mi trabajo me ha costado –, sino por las curvas de mi carácter. Son esas que derrapan, que abandonan lo usual, lo normal, el camino recto para adentrarse en alguna experiencia diferente.

En ocasiones, hago rodeos. En lugar de estudiar Secretariado desde el principio, probé con lengua de signos, me encantaba, suspendía y acabé asumiendo que no, no iba a vivir de ser intérprete pero que sí, que me sé defender y es genial. En lugar de hacerle caso al peluquero, aquella vez quise ser como Felicity y le dije que metiera tijera sin miedo. Quién me iba a decir a mí que aquello me duraría lo que dura un peinado, que en cuanto tuviera que hacérmelo yo, parecería una fregona despeluchada. Nunca más. En lugar de hacer caso a mi madre y mis amigas, seguí frecuentando a Gloria y ahora ella es como una hermana para mí. Así son mis rodeos, quizá vuelva a la casilla de salida muchas veces, aunque sin duda con un equipaje más rico (y a poder ser, con alguna blusita y algún bolso de más).

El último rodeo grande, y a una edad en la que los rodeos no pueden ser ya tan extensos, ha sido venirme a Madrid para encontrarme a mí misma a la edad de casi cuarenta años. Aunque esto más que un rodeo, ha sido un viraje en toda regla. Porque nunca es tarde. Nunca.

Miércoles

 

Es Carmen!

Anuncios
Estándar

Lee Carmen! donde y cuando quieras

 

viernes

Viernes, relax y Carmen!

Desayuno

Desayuno y Carmen!

IMG_20150905_103618

Café, tostada y Carmen!

IMG_20150905_195509

Rocío y Carmen!

IMG_20150906_120828

Domingo por la mañana, cama deshecha y Carmen!

Una de las ventaja más grandes de un relato por entregas que se ofrece gratuito en Internet (aparte de gratuito, ¡gratuito!) es que lo puedes leer donde y cuando quieras. Con tu smartphone, tu tablet o tu ordenador – y un poquito de wifi – puedes acceder a él cuando más te apetezca o cuando más lo necesites, como es en un viaje de tren, en la cola de la frutería o en esa hora muerta de la oficina en la que nadie está mirando lo que haces.

Con esa idea, he lanzado en Instagram una campaña en la que Carmen! acompaña a todos en todos los momentos del día. Tómate un café con ella, remolonea un domingo por la mañana en la cama leyendo su suerte o relájate un viernes por la tarde poniéndote al día con el último post del miércoles.

Y recuerda que… los miércoles, son Carmen!

Engánchate a Carmen!

Estándar

Las historias de Carmen: Yo, bachata

Me gusta bailar. Parece la consecuencia natural de tener curvas: moverlas es lo más lógico para saber convivir con ellas. Yo siempre he bailado en las discotecas, mi actitud se alejaba bastante de la de todas esas chicas que iban allí a ligar con su postura de ataque-no ataque que las caracterizaba, a saber, “espero con mi copa a que vengan a mí y mantengo contacto visual solo con aquellos que quiero que lo hagan”. Al llegar, me lanzaba a la pista y me daba igual lo que pincharan en ese momento e incluso al final de la noche, rayando la mañana, cuando lo único que se le ocurría al dj para echar a los últimos pesados era poner sevillanas, ahí estaba yo, dando vueltas sola.

Mi abuela siempre ha dicho que las Cármenes de mi familia han sido bailongas, digamos que puede tratarse de otra de esas características de mi estirpe junto con las curvas, el pelo rizado o el busto generoso. Cuando me veía tan resuelta ya fuera con música disco como con rock puro y duro – que a todo le ha dado una a lo largo de su vida –, me miraba, entrecerraba los ojos (con esa forma suya tan peculiar) y sentenciaba: “Esta niña lo lleva en los genes, claro, yo era un crack (¿un crack?) con el pasodoble, menudos pasodobles nos marcábamos el abuelo y yo en la feria del pueblo”.

Por eso, cuando con veintitantos me apunté a clases de bachata, a nadie le sorprendió. Quizá sí el estilo, pero no el hecho de querer aprender a bailar algo con un pelín de conocimiento. Subida a mis tacones de baile me sentía poderosa, algo así como atractiva, ya iba dándome cuenta de lo seductoras que le resultaban las curvas a muchos hombres y en esos momentos en los que la música me indicaban mis movimientos, más aún. Y conocí a Ernesto, el eterno cubano, ese con el que rompí a los seis meses por la gran complicidad que se había creado entre mi madre y él, ese con el que mantuve un ligero contacto para solventar ciertos momentos de sequía emocional. Y lo esperaba con ilusión antes de cada encuentro porque bailábamos antes de meternos en la cama. Me volvía a poner mis tacones de baile y mi ropa de competición – si me cabía, todo iba por rachas –, y los preliminares eran muy sensuales. Y no, no es que yo me presentara a ninguna competición, es que me metí tanto en el papel que necesitaba tener la ropa adecuada para ello, creo que ya me vais conociendo. En la vorágine amorosa con Pepe intenté que bailáramos, pero fue inútil, no había manera de que aquel cuerpo grande y entregado – porque otra cosa no, pero ganas le puso – diera un paso a derechas. Casi mejor, a cada cual lo suyo, y el baile siempre sería territorio de Ernesto.

Y os preguntaréis: “¿Bachata? ¿Por qué bachata?”. Pues porque los ritmos latinos me vuelven loca y como diría mi abuela, son la consecuencia inmediata del pasodoble, ahí es nada.

Por último, si os apetece, os dejo con un temita de bachata ¡que me encanta!

Es Carmen!

Estándar

Uñas rojas

Te invito a leer La Suerte de Carmen.

Este es un relato por entregas que yo enmarco en el chicklit,

pero que tú puedes catalogar como mejor te parezca.

Si no la conoces, te la presento aquí.

Y si quieres empezar a leerla ya, pincha en este enlace.

Sonríe cada miércoles con una nueva entrega de Carmen! en el blog

y cada fin de semana con una de sus historias.

Si te enganchas a Carmen! pronto dirás:

Es miércoles, es Carmen!“.

Deja que Carmen! pinte tu vida

Imagen

Las historias de Carmen: Tentaciones de agosto

Agosto es un mes para las tentaciones. A falta de energías para hacer lo que uno debe hacer y a sobras de pereza para hacer lo que uno debe hacer, entregarse a las tentaciones es la opción más racional en este mes en el que todo cierra y lo que no, está abierto de mala gana y alicaído.

Yo siempre he procrastinado en agosto, es el mes en el que le doy al pause, todos los aspectos de mi vida quedan en stand by y me dedico a sobrevivir. Incluso cuando he tenido pareja, ha sido un mes insulso que casi no ha contado para la relación. Podría decir que el año siguiente a la muerte de Ramón fue un largo agosto de apatía, pereza y supervivencia. Siendo ambiciosa y mintiéndome hasta a mí misma, podría decir que de búsqueda, pero para qué engañarnos, ese año no busqué nada. Si acaso, si algo busqué, fue el desaparecer, pero digamos que ese tema da para otra historia, algo más larga si me lo permitís.

¿Qué me tienta en agosto? Me tientan los helados, me tienta esa dieta que me autoimpongo de “solo un helado al día” porque si por mí fuera me los comería de dos en dos o de tres en tres, que en verano (y en agosto) ni todo el helado del mundo es suficiente. Mi operación biquini, esa que nunca hago, se echa a perder en escasos treinta días en los que libero a mis curvas de mi régimen estricto de comidas.

¿Qué más? Me tienta el sofá. Me tienta saborearlo de todas las formas posibles, que ver una película al revés es muy infantil y muy atractivo (los niños siempre han sabido cómo hacer las cosas). Echada sobre una montaña de cojines, con el aire acondicionado a tope y observando a través de la ventana ese mundo paralelo que se desarrolla ahí fuera, con gente que bulle de ideas y ganas de llevarlas a cabo hasta en el mes más perezoso del año.

¿Y? Me tientan los gin-tónic. Sí, me tientan todo el año, pero en agosto se multiplica por diez la apetencia de ese brebaje lleno de hielo, limón y tónica. Y ginebra, cargadito, por favor.

¿Se me olvida algo? Me tientan las sandalias, es el mes de la sandalia plana. Yo, Carmen, la mujer en un tacón subida durante todo el año, me bajo de mis plataformas y disfruto de andar a ras de suelo durante algunas semanas. Tardo en acostumbrarme unos días, me pregunto si es necesario el esfuerzo tanto por la incomodidad como por la visión de mi figura achatada delante del espejo. Al final concluyo que sí, aunque la vuelta al tacón se hace cada año más cuesta arriba. Cada una tiene sus manías y esa es una de las mías.

¿Por último? La playa. La semana pasada decía que había tenido con ella una relación de amor-odio bastante peculiar: me gusta, pero mis curvas no me han dejado disfrutar de ella siempre que he querido. Ahora, con la edad (quién me iba a decir que yo expresara algo en esos términos: “con la edad”); pues eso, con la edad y muchos complejos superados más tarde, disfruto de la playa.

Y es que agosto es playa, son fotos de pies con el mar de fondo en Instagram, puestas de sol en el horizonte azul, sombrillas de colores y bolsos de rafia, son tobilleras compradas en mercadillos, momentos eternos de sofá, gin-tonic en la terraza de tu casa o en la de un pub, helados de postre, de merienda y de tentempié a media mañana; son blusones anchos y sandalias planas. Y son libros, sí, mucho libro. Pero ellos dan para otra historia.

Es Carmen!

Estándar

image

Un microcuento para Carmen!

Imagen